28. No ducharse con agua fría antes de acostarse

Se refrescará momentáneamente, pero habrá activado la musculatura del cuerpo y más tarde sufrirá más sensación de calor. Mejor una ducha de agua, como mínimo templada, más relajante. En cambio, es recomendable una ducha con agua caliente. Si eleva su temperatura corporal antes de irse a la cama, posteriormente descenderá y facilitará su sueño.