13. La vitamina D

Según un informe de 2013, los datos sugieren que las personas con niveles crónicamente bajos de vitamina D pueden ser más propensas a sufrir de apnea del sueño y se quejan de somnolencia durante el día.